VARIACIÓN JAULA

I

Mientras más dañado, golpeado, herido, humillado, asesinado me conserves, entonces eso significará que mayor tamaño tiene lo que estimas en mí. Hay que preferir tal violencia o descenso; cualquier otra cosa es derrota. Es lo que sucede con el oro, almohadones y sujeciones suaves, pues tienes que despreciar mucho de mi condición como humano, para suponer que tales tecnologías débiles son suficientes ya para disipar cualquier riesgo. No soy ni tan sencillo ni tan mínimo y he esperado como un muelle. Por ello, paradoja, vivo en intensidad que tortura, cada nueva mañana de lamento que trago y en el secreto de semejante dialéctica crece raíz. Debo de estar medio desquiciado ya, pero encima de lo anterior me encaramo y estoy solo.

II
(películas, música y libros)

Copia de manera neurótica: pertenece a una suerte de club. Aunque no se denominan de tal modo, por lo menos aún, con cierta periodicidad se reúnen e intercambian lo que ha podido cada uno capturar, rapiñar. Puesto que, también, es paranoico, no precisa el lugar; algo sin detalles, un espacio, con sillas, mesas y todo el aditamento necesario. Mientras intercambian noticias acerca de lo último, tienen hasta la suerte de poder beber un aislado trago. Son una suerte de rastreadores en la red y en las colecciones de sus conocidos, de modo que –cuando se les suma- dan cuerpo a una especie de enorme mercado del cual ellos, mensajeros, apenas resultan la mínima punta del iceberg.

Hay algo tranquilizador (y conmovedor) en la energía y voluntad de tal búsqueda, así como en imaginar el entramado-hervidero que la posibilitan. Otra ciudad en el interior de la ciudad; el mundo, bajo superficie, de la circulación de bienes de consumo. Para llegar con alforjas llenas trabajan durante semanas y entonces el intercambio tiende tentáculos cuya derivación ya no es posible seguir; todo un vértigo de pequeñas colecciones privadas que se da cita para que ellos escojan lo exquisito.

Asiáticos, experimentales, raros, europeos postcomunistas, buceadores en lo sórdido o desestabilizadores del establishment. Tradicionales también, pero de los buenos, los que vale la pena seguir porque piensan. Centenares de horas de música y miles de libros, siempre buscando el borde que posibilita la fuga y claro que no te va a decir hacia dónde, de modo que no debes preguntar y tampoco el por qué.

Luego, en la protección que le concede la casa, se comporta autista y es el mundo en el cual se encierra adentro cada vez más. Para quien analice la escritura que hace hacia ningún lugar, ésta desborda de guiños a esa marea cultural que devora sin diálogo, que alimenta. Casi puede decir que segrega, después de las inmersiones, escritura: abrir un agujero para la cabeza que duele.

Hace años, en plena madrugada y pese a que se encontraba dormido, un sonámbulo escaló una torre de televisión. Si bien el cuento que circula acaba cuando el hombre es bajado por los bomberos, mientras debajo observan la escena grupos de vecinos asustados, puede que la realidad sea más tosca: que el dormido haya desandado el ascenso por sí solo o que la historia entera sea falsa. En todo caso, es uno de esos instantes con tal belleza poética que merece existir. El instante en el cual, a varias decenas de metros sobre el suelo, un dormido despierta para descubrir que está allá: arriba, en la punta de una torre de metal, solitario, desprotegido, donde un paso errado basta para caer en el pavimento.

¿Qué se siente entonces? ¿Qué son la realidad, la memoria, el futuro? En ese tránsito, en esa fuga, en práctica del neurótico-paranoico-autista. Individuo de la contradicción e imposible que sobrevive, aunque no te diré dónde, mi hermano. Olvida eso.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: